Zorana Arunović: “Todavía apunto a ganar una medalla olímpica”

La tiradora Zorana Arunović es una de las principales representantes de una disciplina que en las últimas décadas ha ganado un lugar destacado en el deporte serbio.

Con dos títulos mundiales entre sus máximos logros en la especialidad de Pistola de aire 10m (Munich 2010 y Granada 2014, este último en equipos), la nacida en Belgrado en 1986 acumula en su extensa y exitosa carrera un total de 5 medallas en mundiales, 3 en Juegos Europeos y 18 en Campeonatos Europeos de su disciplina. El año pasado, intentó a los 34 años alcanzar su sueño de medalla olímpica en los Juegos Olímpicos de Tokio, y quedó apenas a un paso, en cuarto lugar.

Al preguntarle por su experiencia en los Juegos, su sonrisa apenas puede disimular el sabor agridulce que todavía tiene ese recuerdo: “Subirse a un podio olímpico el objetivo máximo de toda persona que estando involucrada en el deporte tenga altas expectativas y haya sido exitosa. Considero que en mi carrera he logrado mucho, y con todo el éxito que he tenido, el cuarto puesto me puso un poco triste.”

“Mi carrera aún no termina, todavía apunto a ganar una medalla olímpica, es la única que me falta en  mi colección”, afirma.

El cuarto puesto continúa siendo la posición más alta que Zorana ha alcanzado en participaciones olímpicas. En los juegos de Londres 2012 ya había quedado un escalón debajo de la medalla en la competencia de Pistola de 25 metros.

“Me golpeó mal. En ese momento ese cuarto puesto era para mí el fin del mundo, por un mes estuve severamente deprimida, porque esperaba conseguir dos medallas en Londres. En Tokio volví a estar en la misma situación, de cruzar esa línea que te convierte en parte de la inmortalidad, en eterno, de ser recordada por siempre como esa persona que ganó una medalla olímpica. Y cuando volví a quedar cuarta me sentí sin nada, volvía a no ser nadie de nuevo”.

-Todavía queda París 2024. En este deporte se puede competir hasta más avanzada edad que en otros.

-Es verdad, pero me siento un poco desgastada. No tengo la intención de pasar el resto de mi vida persiguiendo esa medalla. Va a llegar el momento en que diga ya es suficiente, aunque sepa que todavía pueda seguir disparando.

-Algo más mental que físico.

-Si, creo que sí. Mi cuerpo ya me dijo varias veces que pare, y en cada ocasión nos las arreglamos para continuar.

Postergado un año a causa de la pandemia de coronavirus, Tokio 2020 pasará a la historia por las dificultades que atravesaron los deportistas para poder prepararse y competir en medio de todo tipo de restricciones y complicaciones a nivel global.

 “Visto a la distancia no podría decir que fue un buen resultado, pero estuvo ok”, reflexiona Arunović. “Hubo momentos en la preparación que no funcionaron, no pudimos cumplir el plan de entrenamiento.”

-¿Cuáles fueron las dificultades más importantes en la preparación previa a Tokio?

-Un mes antes de los juegos tuve una lesión, ruptura del manguito rotador del hombro. También tuve problemas en el codo, así que estuve obligada a hacer una pausa de tres semanas, en las que tuve que disparar con la mano izquierda para no perder el contacto con el tiro, el polígono, la atmósfera. No porque fuera a cambiarme a la mano izquierda en la competencia, sino para continuar practicando la visualización, posiciones, trabajar en la coordinación.

 El tiro es un deporte de alta precisión, donde acertar un 10 a veces no es suficiente: en caso de que todos acierten en el centro del blanco, se contabilizan los “Diez interior”, que se otorga cuando la zona del 10 ha sido arrancada completamente. “En Tokio en Pistola de 25m quedé novena –explica Zorana-, y lo curioso es que tuve el mismo resultado que la chica que ganó medalla de plata, porque los resultados fueron bastante altos: hubo 6 de nosotras con el mismo puntaje y por un Diez interno menos quedé en el fondo de la clasificación.”

-En este deporte más que en ningún otro, parece no haber margen de error.

-¡Si! Básicamente hay que pensar todo el tiempo en que no tenés permitido cometer ningún error. Por supuesto, vas a cometerlos en cierto punto, pero la cuestión es que ese error te cueste mucho o no tanto.

-¿Cómo es la competir bajo semejante presión?

-En tiro podés errarle a un 10, nos pasa. Lo que no sabés es si ese 9 te va a costar caro más adelante. La diferencia es que en un deporte de equipos, cuando errás tenés un equipo detrás tuyo para cubrirte. Acá estoy yo sola: eso es lo bueno y lo malo de los deportes individuales, todo depende de uno. Pero no es necesario tirar siempre perfecto. A veces disparás 10.9, que es la máxima puntuación en tiro, y no tenés idea de cómo lo hiciste. Otras hacés todo perfecto, y mirás la pantalla y te das cuenta que no estuviste ni cerca. A veces estás sosteniendo la pistola, apuntando, se te acaba el tiempo, y cuanto más demorás las chances de hacer un buen tiro se reducen, y disparás de pura desesperación y termina siendo un 10.9. Entonces, se necesita un poco de suerte, se pueden cometer errores, y no siempre todo tiene que ser perfecto.

Entrevista y fotos: Mariano García

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s